Si entras a este lugar con los ojos tapados podrías escuchar risas, aplausos, llanto y sentir un sin fin de sensaciones que forman parte de la historia de este centro cultural.

Seguro escucharás a más de una persona decir que estar ahí te hace ver pequeño y será difícil no sentirse maravillado por su grandeza. No es exageración, así es el Teatro Nacional de Venezuela:
Hace 113 años...

El 23 de junio de 1904 el general Cipriano Castro ordenó la construcción del Teatro Nacional donde estaba la antigua plaza Washington de Caracas.

De acuerdo al decreto del Ejecutivo “hacía falta para que actores venezolanos tuvieran el medio adecuado para exhibir sus habilidades y expresar el fruto de su inteligencia”.

Finalmente, la inauguración del recinto se efectuó la noche del 11 de junio de 1905 con la presentación de la zarzuela “El Relámpago”.

Este lugar recibió en su escenario a grandes artistas del siglo XX, no sólo en el área del teatro sino también de la danza y la música.

Arquitectura

Con la construcción del Teatro Nacional se inició el proceso de modernización de Caracas en cuanto a edificaciones.

La obra fue encargada al arquitecto venezolano Alejandro Chataing, además de la participación del pintor Antonio Herrera Toro, el escultor español Miguel Ángel Cabré, el maestro ebanista venezolano Jesús María Jiménez y el artista Musiú Jacquin quien se encargó del molderaje de la boca-escena con sus figuras alegóricas.

Todo el edificio está "encadenado", razón por la cual el teatro no sufrió con el terremoto de 1967.

El edificio posee una forma de herradura en armazón de hierro al estilo de la arquitectura francesa, con una superficie total de mil 300 metros cuadrados.

La fachada principal cuenta con dos grandes columnas en las que reposan dos esculturas que representan la comedia y la tragedia realizado por el escultor Cabré.

En el techo del teatro hay cuatro cuadros que representan la danza, la música, la comedia y la tragedia, separados por figuras que simbolizan las deidades poéticas del Teatro, pintados por Antonio Herrera Toro.

La sala principal tiene 15 metros de diámetro y está compuesta por tres pisos, donde se distribuyeron las localidades aptas para recibir cientos de asistentes.

Recuperación

La alcaldía de Caracas dio comienzo a un proceso de restauración cíclica a los espacios del teatro, manteniendo y conservando el patrimonio cultural.

Durante esta etapa, entre otras cosas, se eliminó el techado de la entrada, originalmente hecho en rejería Art Nouveau y cristales, además de haber sustituido el color crema original de sus paredes externas, por el color naranja ladrillo.

¿Cómo llegar?

La sala tiene capacidad para 797 personas y ha sido escenario de diversas muestras artísticas: óperas, zarzuelas, musicales, festivales, obras para adultos y niños.

Tiene una variada cartelera teatral y las entradas son verdaderamente económicas.

Se encuentra cercano a la estación de metro Teatros, específicamente en la avenida Lecuna, entre la esquina de Miracielos y Cipreses, en la parroquia Santa Teresa, en el municipio Libertador, Caracas, Venezuela.

 

Fuente: Globovisión, 11 de junio de 2017.